En Me quedo en casa creemos en una sociedad donde las personas mayores puedan ser autónomas en sus hogares y sentirse dueñas de su vida tomando sus propias decisiones.

Nuestro proyecto quiere construir una alternativa eficaz para las personas mayores que quieren permanecer en su hogar, mediante servicios de atención personal y digitales basados en el acceso a información, cuidados, y de enlace a otros servicios complementarios. Además de una red de asistencia que sirva como diálogo entre los recursos de las zonas y las personas beneficiarias.

Atención sanitaria y medicación

Atención psicológica

Terapia ocupacional

Atención alimentaria

Fisioterapia

Trabajo social

En Me quedo en casa creemos en una sociedad donde las personas mayores puedan ser autónomas en sus hogares y sentirse dueñas de su vida tomando sus propias decisiones.

Me quedo en casa es un proyecto ideado y promovido por la Congregación de Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca, financiado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

La Congregación de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca fue constituida en 1975 y centra su trabajo en la asistencia a los enfermos crónicos y a las personas más necesitadas y vulnerables: discapacitados físicos y psíquicos, enfermos terminales, inmigrantes, personas de la tercera edad, enfermos de VIH-Sida, drogodependientes, personas sin hogar y en situación o riesgo de exclusión social.

En el 2017 se inicia el proyecto Me quedo en casa, un servicio de asesoramiento en domicilio que fomenta un envejecimiento saludable y efectivo. El proyecto está enfocado en retrasar la institucionalización de las personas mayores fomentando su autonomía personal.

Consciente de que hay muchas personas que no pueden acceder a los distintos recursos que el sistema público ofrece en las comunidades, Me quedo en casa se encarga de hacerles llegar la información disponible, además de prestarles asistencia especializada.

Últimas noticias