La columna cervical es más flexible y tiene más movilidad que el resto de la columna. Está compuesta por 7 vértebras (C1 a C7). Muchas veces el dolor cervical son las lesiones de las partes blandas, debidas a traumatismos o deterioro progresivo (artrosis, osteoporosis, hernias discales), pueden provocar lo que son más conocidas como cervicalgias.

La cervicalgia es una molestia o dolor que afecta a alguna o varias de las estructuras que componen el cuello, entre ellas, los músculos, los nervios, las vértebras y los discos intervertebrales.

Éstas son muy molestas y pueden llegar a producir síntomas importantes como son:

  • Dolor y rigidez de cuello.
  • Intensificación del dolor al mover el cuello.
  • Pérdida de la amplitud de movimiento en el cuello.
  • Dolor de cabeza que generalmente empieza en la base del cráneo.
  • Sensibilidad o dolor en los hombros, en la parte superior de la espalda o en los brazos.
  • Hormigueo o entumecimiento en el brazo.

La musculatura que rodea la columna cervical juega un papel muy importante en este tipo de síntomas, ya que trabajar y fortalecer con ejercicios estos músculos sería un buen soporte para el cuello. En el siguiente video os proponemos hacer unos ejercicios fáciles para que podáis practicarlos en casa y sin ninguna dificultad.

Como son:

  • Estiramiento de cuello y hombros.
  • Rotación de cuello.
  • Inclinaciones laterales.
  • Flexión y Extensión de cuello.
  • Rotación y elevación de hombros.

Estos ejercicios deberán de realizarse dos o tres veces a la semana y una cantidad de 8-10 repeticiones. Esperamos que estos consejos les sirvan para paliar el dolor y darle a nuestra columna cervical más flexibilidad.