Hoy, 13 de junio, es el día mundial del cáncer de piel. En este día se pretende que la población adoptemos buenos hábitos relativos a la exposición solar.

El sol tiene beneficios en nuestro cuerpo, como es la producción de vitamina D, pero también tiene efectos negativos en la piel, los cuales producen trastornos que pueden manifestarse a largo o corto plazo; entre ellos se encuentran: quemaduras solares, engrosamiento de la piel, envejecimiento prematuro de la piel, alteraciones en la pigmentación, y el cáncer de piel.

Algunos consejos para prevenir, en la medida de lo posible, el cáncer de piel sol:

  • Evitar la exposición al sol durante tiempo prolongado (más de 1.5-2 horas), y evitar las horas del mediodía.
  • Beber agua antes, durante y después de la exposición.
  • Utilizar crema de sol (mínimo de protección 30) e ir renovándola cada 2 horas y tras cada baño
  • Protegerse utilizando otras barreras como: sombrillas, gorras, gafas de sol cerradas a los lados…
  • Tener en cuenta que el agua, la arena y la nieve reflejan e intensifican los rayos de sol, por lo que hay que tomar mayor precaución.
  • Evitar el bronceado artificial y las cremas bronceadoras.
  • Acudir al dermatólogo ante cualquier signo de alerta.

El tipo de piel también es importante a la hora de padecer cáncer de piel, afectando más a las personas de piel clara. El riesgo de lesiones cutáneas, envejecimiento prematuro de la piel e inmunodepresión es independiente del tipo de piel.
Disfrutad del verano y del sol, ¡Pero siempre con precaución!