En me quedo en casa te queremos dar unos consejos de fisioterapia de como fortalecer el suelo pélvico.

¿Qué es el suelo pélvico? Es el conjunto de músculos y ligamentos que rodean la cavidad abdominal en su parte inferior. Sostienen todos los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina y recto) y aseguran su normal funcionamiento. Cuando estos músculos se debilitan empiezan a surgir problemas como son: incontinencia urinaria, incontinencia fecal, dolor lumbar, etc. El problema más común y habitual es la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina sin control del llenado y vaciado de la vejiga, existiendo a veces un fuerte deseo de orinar. No es exclusivo de pacientes con demencia o muy incapacitados, sino que aparece también en personas con buena función mental e independientes.

Se estima que el 50% de las mujeres, sea cual sea su edad, padece incontinencia urinaria en algún momento de su vida y que un 10% de ellas sufre pérdidas significativas regularmente (sobre todo después de la menopausia).

En el siguiente video os explicamos unos ejercicios para que podáis efectuarlos en casa. Los ejercicios de Kegel se pueden realizar 3 o 4 veces por semana.

Antes de empezar los ejercicios conviene relajar el suelo pélvico durante tres o cuatro minutos. Para ello basta con invertir la presión existente sobre él con una de las siguientes posturas:

• De pie, incline el tronco hacia abajo, sin doblar las rodillas.

• Tumbada en el suelo y con un cojín bajo la pelvis, coloque las piernas sobre una silla o taburete. Los ejercicios se pueden realizar en cualquier postura (de pie, sentado o tumbados en la cama con las rodillas flexionadas).

• Imagínese que se le van a escapar gases. Apriete el ano (esfínter anal) con toda su fuerza subiéndolo hacia dentro y arriba. Relaje.

• Imagínese que está orinando. Apriete fuerte como si quisiera parar el flujo de la orina (esfínter uretral). Relaje.

• Ahora cierre, apriete y suba con fuerza los tres a la vez. Estará contrayendo los principales músculos del suelo pélvico. Concéntrese en el suelo pélvico y tense la musculatura de la vagina y la uretra al espirar.

• Contracciones lentas: contraiga lentamente subiendo hacia dentro los músculos del suelo pélvico tan fuerte como pueda. Aguante la tensión durante cinco segundos y relaje diez segundos. Repita este ejercicio cinco veces.

• Contracciones rápidas: a modo de sacudidas contraiga y suba los músculos rápidos y con fuerza y relájelos inmediatamente. Repita cinco veces.

 

Conviértete en la persona que atraiga los resultados que buscas.

Jim Cathcart