ARTROSIS: Es un trastorno degenerativo de las articulaciones. Las articulaciones son las estructuras responsables de sostener y facilitar la movilidad de nuestro cuerpo, por lo que son las primeras en resentirse mediante el desgaste del cartílago articular, cuando existe una sobrecarga sobre ellas, causando ese dolor tan molesto.

Se desarrolla a causa del desgaste del tejido flexible en los extremos de los huesos especialmente en zonas como las articulaciones de la cadera, cuello, las manos, la espalda inferior y claro, las rodillas.

Son habituales el dolor, la hinchazón y el excesivo crecimiento óseo, así como rigidez al despertarse o tras un periodo de inactividad .Una articulación que no se ejercita, tiende a deteriorarse. Por el contrario, una articulación que se ejercita con frecuencia sin llegar a castigarla se mantiene en mejor forma. De ahí que se recomiende a las personas con artrosis que practiquen algún tipo de actividad física y controlar el sobrepeso (ya que este emite una sobrecarga en las articulaciones). Esto ayudará a frenar el deterioro de las articulaciones, a reducir las molestias y encontrarse mejor.

– Para aliviar el dolor: la aplicación de calor mediante mantas eléctricas, bolsas de agua caliente, reduce el dolor y relaja la zona afectada. También se aplica frío para bajar la hinchazón en los momentos de crisis, ya que hay un proceso inflamatorio. Tanto si se usa un remedio como otro o si se combinan ambos, no se debe prolongar su aplicación durante más de 15 minutos. Existen ejercicios para frenar la progresión de la artrosis. Algunos de ellos son: – Caminar. Es algo que prácticamente todo el mundo puede hacer, que ejercita la musculatura de las piernas y que reduce el dolor y la discapacidad de las articulaciones afectada. – Nadar y ejercicios en piscina mejora la flexibilidad de las rodillas y la cadera, así como la fuerza muscular y la capacidad aeróbica. Se ha observado que reduce el dolor que mejora la capacidad de las articulaciones. – Bicicleta estática o pedalinas en casa ya que ayuda a movilizar tus articulaciones sin que haya presión en ellas. Proteger y cuidar nuestras articulaciones es mejorar nuestro estado de salud y bienestar.

No importa cuán lento camines, mientras camines. “Confucio”.